miércoles, 21 de enero de 2009

La vuelta al barrio



Mi viejo barrio ha desterrado la nostalgia. Mientras camino hacia él y cruzo sus límites voy asistiendo a su perpetuo naufragio. En el continuo crepitar de su podredumbre se descascaran las paredes, se rompe el asfalto, se quiebran las vigas, se muere la hierba. Se derrumbamn todos sus sueños como suicidándose. Sólo crece la basura, eructada por los cubos. Las almas de sus habitantes son un polvo en suspención, licuado, irrespirable.
Ellos me han visto, aunque finjan indiferencia y sus miradas se abandonen a los espirales de humo. Me han reconocido y pronuncian mi nombre en murmullos. Tal vez yo sea el hijo pródigo; tal vez sea la sangre fresca que ansían sus colmillos. Debo huir ahora mismo.

3 comentarios:

VERDE dijo...

Excelente, me transporté muy rápido. Saludotes.

ade dijo...

- Que buenas son tus escritos y siempre logran dejarme pensando. También están llenos de imagenes,crudas imagenes pero fantásticas. Es muy agradable leerte. Un beso. Ade

Itzia, la del cabello largo e ideas cortas dijo...

Correr lo mas fuerte que puedas.

Una cruel y real verdad de la cobardia y la salvacion mas grande y todo en pocas lineas. Vaya.